Helicópteros depredadores

Comienza la caza y captura desde el cielo. Por si los sufridos ciudadanos no teníamos suficiente con los innumerables radares, tanto fijos como móviles, que nos acechan por doquier, ahora también se nos perseguirá desde el aire.

La Dirección General de Tráfico anuncia a bombo y platillo, el establecimiento de un nuevo control aéreo de los vehículos, helicópteros equipados con radares “MX-15”, que permitirán controlar la velocidad de un coche desde 300 metros de altura y a casi 1 kilómetro de distancia (pura tecnología militar).

Desde AMD nos preguntamos si no sería más eficaz dotar de recursos a los helicópteros sanitarios para salvar vidas, en lugar de gastar el dinero de los contribuyentes en sistemas de control de velocidad para multar y desangrar aún más al sufrido y ya más que harto ciudadano.

Pero desgraciadamente la respuesta está clara, la causa de que nuestros gobernantes se pongan a la vanguardia de la tecnología, no es otra que su insaciable afán recaudatorio. Y podemos ponernos a temblar, puesto que el elevado coste de estos radares habrá de amortizarse, y ya sabemos de que bolsillos van a salir esos recursos.

Muchas voces se están levantando para denunciar lo que supone un claro menoscabo de los derechos y libertades individuales del ciudadano, pero al señor Pere Navarro le parece una tontería que en este país haya quienes se preocupen por cosas como la privacidad de las personas y su derecho a no ser espiados permanentemente por el poder político y desprecia a la ciudadanía una vez más, al aseverar que “es imposible tener contento a todo el mundo en este país”.

Por supuesto, desde la Administración nada se dice de la situación real de nuestras carreteras, de la precariedad de las infraestructuras, la deficiente o inexistente señalización, la persistencia de puntos negros reconocidos o el escandaloso abandono de las vías secundarias. Por el contrario se sigue culpando a los conductores, porque las miradas no se centran en la inversión sino en la recaudación.

Pero se ve que todavía no recaudan lo suficiente y ahora le toca el turno a las motocicletas, que están ya en el punto de mira de la D.G.T. Cuando el señor Navarro dice que no se puede permanecer impasible ante el aumento de accidentes de motos, ya sabemos a por quién van a ir en la próxima oleada recaudatoria. Preparémonos porque se avecina una verdadera caza de brujas contra el ya demonizado colectivo motorista, somos un colectivo al que nadie escucha y que cada día nos vemos obligados a circular por unas carreteras diseñadas para la muerte, con guardarraíles asesinos que seccionan sin piedad o el asfalto y la pintura deslizante, lamentablemente vivimos con estas muertes a diario. ¿Cuántas se necesitan para que el gobierno elimine de una vez por todas los guardarraíles asesinos? ¿Se atreve la administración a poner una cifra? O seguirá haciendo demagogia…?

Pero todos estos despropósitos no se verán solucionados mientras sigan gobernándonos y legislando un grupo de mentes brillantes, que por no tener, algunos no tienen ni el carnet de conducir.

ALTERNATIVA MOTOR Y DEPORTES

NUESTRA LUCHA ES NUESTRA DEFENSA.

WWW.AMD.ORG.ES